¿Quiénes somos?

Caligrafía Artística Perú es la primera comunidad de calígrafos en Perú. Animados por difundir la caligrafía artística en todas sus aplicaciones, brindamos formación práctica que ayudará a conocer esta disciplina. La vasta experiencia profesional de nuestra plana docente nos permite desarrollar talleres fundamentales no solo para la iniciación sino también para la especialización del arte de escribir con belleza.

MISIÓN, VISIÓN Y VALORES:

Caligrafía Artística Perú es una entidad de calígrafos y letristas que desarrollan su actividad dentro del país y tienen en común su vocación de servicio. El equipo aspira a conseguir el grado de excelencia académica en lo que se refiere al arte y la historia de la caligrafía. Por ese motivo, podemos definir nuestra misión como el rescate, la protección y la difusión del arte de la caligrafía en Lima, a través de la formación de todas aquellas personas interesadas en el mundo de la escritura.

Para llevar a cabo esta misión, hemos establecido unas metas que nos ayudarán a proyectar nuestra visión a futuro:

  1. Consolidar un espacio físico donde desarrollar y difundir la actividad caligráfica, tanto de los docentes como de todos nuestros alumnos.
  2. Formar, nutrir y certificar a los docentes de la asociación, para que sean competentes y aporten siempre un valor añadido al compartir su conocimiento y experiencia.
  3. Ofrecer talleres de formación teórico-práctica para el público en general y desarrollar actividades que potencien nuevos talentos de la caligrafía y el diseño.
  4. Enriquecer la formación de docentes y participantes con profesores internacionales cualificados.
  5. Ampliar el ámbito de actuación en todo Perú para, más adelante, extenderlo a Iberoamérica.

El logro de nuestros objetivos depende directamente de nuestro compromiso con el cumplimiento de nuestros valores, aquellos que constituyen nuestra personalidad:

  1. Vocación de servicio: entrega de conocimiento, tiempo, dedicación personalizada, y oportunidades de estudio para todos.
  2. Sentido de pertenencia: compromiso y proactividad.
  3. Aprendizaje constante: humildad, responsabilidad y reciprocidad con los alumnos.
  4. Calidad y privilegio: docentes cualificados y certificados.

Gerson del Águila, artista visual formado en la Facultad de Arte de la Pontificia Universidad Católica del Perú, con más de 18 años de experiencia en la enseñanza, asesoría de imagen y desarrollo de marca, encontró en la caligrafía clásica un universo creativo.
“Transmitir conocimiento y recibirlo, perfeccionar la técnica a cada momento, es el camino para que un arte perdure”. Siguiendo esta reflexión personal buscó expandir la práctica de la caligrafía en Perú y es así
que funda: Caligrafía Artística Perú, siendo su actual director.
Promotor y difusor de esta disciplina, animó al maestro Claude Dieterich a volver a enseñar en Lima.

Mili Bellido, supo desde joven cuál era su vocación, el diseño y, su pasión, el lettering y la caligrafía. Su deseo de especializarse en estas disciplinas la lleva a seguir diversos talleres desde el 2014, llegando hasta Argentina, donde tiene como mentora a la calígrafa Silvia Cordero.
“No hay límite, son muchas las posibilidades de expresión de la caligrafía, es esa versatilidad la que me motiva a un aprendizaje constante”. Forma parte de CAP desde sus inicios.

Nilton Coronado, ama su profesión porque, como bien dice,el diseño llena el mundo de belleza; cada pieza, cada imagen, cada objeto que forma parte de nuestra cotidianidad, fue pensado antes, hubo un diseñador detrás”.
El diseño gráfico y digital son su especialidad con énfasis en la creación de identidad corporativa y construcción de lettering. Con varios años en la docencia, asesoría de imagen y dirección de arte. Forma parte de CAP desde sus inicios.

Diego Sanz Salas, nacido en Arequipa, es diseñador gráfico y tipógrafo. Su fuente Quincha, es el primer proyecto peruano seleccionado en la Bienal Tipográfica Tipos Latinos, Diseñó el logotipo de ¡Asu Mare! y junto con Jorge Zárate ganaron el concurso de diseño del emblema de los Juegos Panamericanos LIMA 2019. Empezó sus estudios en la ciudad de Córdoba Argentina, es bachiller en Marketing y Gestión Comercial de la Universidad San Ignacio de Loyola y docente de tipografía de la universidad UPC.


Consejo Honorario

Contamos con el aporte profesional de dos distinguidos calígrafos y letristas de amplia trayectoria y prestigio mundial.

Claude Dieterich:

La vida a trazos de Claude Dieterich
Claude Dieterich Ambrosini, nacido en 1930, es francés a despecho de sus sonoros apellidos teutón primero y corso después. “Mis ancestros por vía paterna eran alsacianos”, apunta; es decir, de aquella región llamada Alsacia que fue territorio de histórica disputa entre franceses y alemanes, diferendo que terminó a favor de Francia luego de la Segunda Guerra Mundial.

Ya en el París de posguerra, a inicios de los años cincuenta, Claude consiguió trabajo luego de estudiar diseño, pintura, dibujo, escultura y grabado. Sin embargo, reconoce que sus inicios no fueron tan fáciles como hubiera querido porque se vio obligado a hacer trabajos donde el balance entre diseño y publicidad recaía más en esta última. Lo mejor de todo es que a partir de entonces supo qué le gustaba, qué no y qué debía hacer por el resto de su vida.

Diez años después, en 1961, en sus treinta y un años, cuando Claude llegó a Lima, su primera impresión fue de carencia, pues extrañó la fototipografía, la impresión en offset y los papeles finos; de hecho, nadie conocía la palabra “diseño”, y menos aún que era un arte en auge y consolidación. A lo mucho alcanzaba a oír que lo llamaban “diagramador”, una confusión en la que nadie se extravía hoy dentro de la industria gráfica. Por ejemplo, “nadie comprendía por qué yo insistía en diseñar el texto de un libro, pues creían que eso se hacía de modo automático en la imprenta”, afirma. Sin embargo, de inmediato se conectó con tres de las mejores imprentas de Lima, todas las cuales tenían linotipo, y progresivamente pudo dedicarse a lo suyo y convertirse en uno de los principales protagonistas de la naciente industria del diseño gráfico en el Perú.

Ya asentado en Lima y ganado por el afecto de sus amigos y colegas, años después Claude fue invitado a buscar el Paititi en Madre de Dios, la mítica ciudad perdida de los incas. Lo suyo fue hacerse cargo del registro audiovisual y fotográfico de la expedición. Recorrió así durante tres meses cerros, punas y quebradas, pasó otro mes en Cusco y durmió al precario calor de su bolsa de dormir bajo las ruinas de Machu Picchu.

Poco después retornó a París y participó en los eventos de mayo del 68 al lado de los estudiantes de su escuela, diseñando y pegando afiches en las paredes de la ciudad durante la noche. Apaciguado el fervor revolucionario estudiantil, trabajó hasta fin de año y volvió a Lima, donde pocos años después lo invitaron a enseñar la novedosa carrera de Diseño Gráfico en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Claude aceptó el reto, y aunque reconoce que no tenía experiencia como profesor, “decidí enseñar lo que me habían enseñado mis profesores cuando yo era estudiante”, evoca.

Si bien la experiencia docente lo llenó de satisfacciones, también hubo de padecer el desdén de aquellos colegas que consideraban que su materia no estaba a la altura de la pintura y otras artes plásticas; pero Claude se había propuesto formar a dos generaciones de diseñadores gráficos antes de retirarse, y así lo hizo.
Poco después, Claude decidió llevar cursos de verano con Hermann Zapf —el gran diseñador, tipógrafo y calígrafo alemán— en el Rochester Institute of Technology del estado de Nueva York. Fue esa experiencia tan gratificante y formativa, que viajó varios veranos más a tomar el mismo curso. A la postre, después de apreciar el nivel del trabajo que allí se hacía, decidió irse a vivir a Estados Unidos.

Los inicios no fueron fáciles, pero luego de trabajar cinco años en el estado de Florida consiguió un puesto como docente en la Academy of Art University de San Francisco, la universidad privada más grande de los Estados Unidos. Allí enseñó caligrafía, tipografía y lettering durante los próximos veintidós años. “Después de esa experiencia y de hacer numerosos amigos calígrafos, tipógrafos y diseñadores de libros, entre los mejores en su oficio, tengo una consciencia más nítida y mayor de lo que implica la palabra ‘diseño’”, asegura.

Claude regresó a Lima en 2013, pero no para retirarse, algo imposible en una ciudad llena de diseño, sea en los periódicos, los afiches, las paredes y hasta en la caligrafía a los lados de los vehículos de transporte público, las famosas combis, que así indican la ruta que siguen a diario hilvanando los caminos de la ciudad.

“No tengo la pretensión de expresar mi personalidad en manifestaciones egocéntricas a través de mi caligrafía; solo quiero copiar textos importantes para mí dándoles una forma armónica y sensible para seguir aprendiendo en este largo camino que ha sido mi vida”, resume así su naturaleza y condición Claude Dieterich, diseñador gráfico, calígrafo, tipógrafo, artista y auténtico maestro y artesano de la palabra escrita.

Silvia Cordero Vega:

Silvia Cordero Vega se graduó como Diseñadora Gráfica en la Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires. Como alumna egresada cursó los posgrados de especialización en caligrafía I y II. En 1998 y 1999 obtiene el National Diploma in Calligraphy (Foundation e Intermediate) otorgado por la asociación de caligrafía inglesa CLAS (Calligraphy and Lettering Arts Society).

Se ha especializado en el arte de la caligrafía, ampliando su formación en Europa y EEUU, tomando cursos con destacados calígrafos internacionales, investigando la historia de la escritura en diversas bibliotecas y museos, entre otras entidades públicas y privadas dedicadas a la conservación y estudio de manuscritos.

Desde los años 90 ha desarrollado una profunda tarea de difusión desplegada en diversos proyectos para el desarrollo de la caligrafía en Argentina y Latinoamérica.

Actualmente dicta talleres y conferencias en universidades, fundaciones y asociaciones de Argentina, Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Recientemente uno de sus proyectos ha sido seleccionado como nota de tapa formando parte también de un interesante artículo para la revista más prestigiosa de caligrafía “Letter arts review”.

Es docente invitada de la cátedra de tipografía Carbone en la Universidad de Buenos Aires. Es directora de los talleres de capacitación en caligrafía: AULA CALIGRÁFICA dictados en espacio VIRGEN.

Es autora de los libros sobre caligrafía “Alfabetos, flora y fauna” y “Viaje en tiralíneas” de la colección visual de caligrafía.